Los residuos generados por las diversas actividades humanas que se desarrollan en la Antártida pueden ocasionar innumerables impactos ambientales si no son tratados convenientemente y deben ser traídos al continente para su posterior tratamiento.