Ya sabemos que uno de los mayores riesgos actuales para el planeta es el vertido de residuos de plástico a los océanos. Ello repercute muy seriamente en el ecosistema marino y, como consecuencia de ello, afecta muy negativamente al resto de la vida terrestre del planeta, así como a la atmósfera.